Depresión posparto vs. «Baby blue» por Nadia Harris, RN

Aunque el nacimiento de un bebé es un acontecimiento feliz, muchas madres pueden experimentar sentimientos de tristeza durante un momento que esperaban lleno de alegría y emoción. Tras el parto, se producen cambios en las hormonas de la mujer que pueden provocar una tristeza posparto consistente en síntomas depresivos leves (por ejemplo, decaimiento, cambios en el apetito o el peso, trastornos del sueño, etc.) que suelen ser autolimitados, o síndromes más graves de depresión menor o mayor. La depresión posparto no tratada puede tener graves consecuencias para la madre y el bebé. La prevalencia de la depresión posparto en la población general de Estados Unidos y Europa es de aproximadamente el nueve por ciento; sin embargo, la tasa parece ser mayor en los países de ingresos bajos y medios. El inicio de los episodios se produce antes o durante el embarazo en aproximadamente el cincuenta por ciento de las pacientes. El principal factor de riesgo es un historial de depresión perinatal o no perinatal (antes del embarazo, anteparto o posparto); las personas con antecedentes de depresión tienen un mayor riesgo y las que han sufrido un acontecimiento traumático durante el embarazo, es decir, la pérdida de un cónyuge o pareja).

Signos y síntomas de la depresión posparto (»Baby Blues»)

1. Estado de ánimo deprimido -Sentirse triste, desesperanzado, desanimado, «triste» o «decaído».

2. Pérdida de interés o placer – La pérdida de interés o placer en actividades que solían ser placenteras es también un síntoma cardinal de la depresión posparto.

3. Cambio en el apetito o el peso – El apetito y el peso pueden disminuir o aumentar.

4. Alteración del sueño – La alteración del sueño se produce con frecuencia en la depresión posparto y puede manifestarse como insomnio o hipersomnia: Muchas madres deprimidas describen su sueño como no reparador y reportan dificultad para levantarse de la cama por la mañana.

5. Fatiga o pérdida de energía – La falta de energía (anergia) se describe como una sensación de cansancio, agotamiento y desgana.

6. Disfunción neurocognitiva: deterioro de la capacidad de pensar, concentrarse o tomar decisiones, las madres también pueden parecer fácilmente distraídas o quejarse de dificultades de memoria.

7. Agitación o retraso psicomotor – Los episodios depresivos mayores pueden incluir alteraciones psicomotoras:

  • Agitación – Actividad motora excesiva que suele ser improductiva, repetitiva y acompañada de una sensación de tensión interna; los ejemplos incluyen retorcerse las manos, pasearse y estar inquieto.
  • Retraso – Lentitud generalizada de los movimientos corporales, del pensamiento o del habla. El volumen, la cantidad y la inflexión del habla pueden estar disminuidos, con un aumento de la latencia para responder a las preguntas.

8. Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva – La autopercepción de las madres deprimidas puede estar marcada por sentimientos de inadecuación, inferioridad, fracaso, inutilidad y culpa inapropiada.

9. Ideación y comportamiento suicida – Las madres deprimidas pueden experimentar pensamientos recurrentes de muerte o suicidio y pueden intentar suicidarse. La ideación suicida puede ser pasiva, con pensamientos de que no vale la pena vivir. Se aconseja a las madres que se sometan a un cribado; por ejemplo, la Escala de Depresión Postnatal de Edimburgo (EPDS) es una forma valiosa y eficaz de identificar a las pacientes con riesgo de depresión perinatal. La EPDS es fácil de administrar y ha demostrado ser una herramienta de detección eficaz. Las madres identificadas como de alto riesgo de depresión posparto pueden recibir tratamiento de su proveedor de atención médica local, si experimentan alguno de los signos y síntomas mencionados.

La depresión posparto es una complicación común de la maternidad, aquí hay algunos consejos para ayudar a reducir los riesgos de PPD, es decir, compañeros de apoyo, cuidando de uno mismo, la participación de los miembros de la familia para ayudar. Puede ser abrumador cuando muchos familiares quieren visitarnos y hay que lavar los platos, doblar la ropa, etc. Recuerda que la mayoría de las personas que vienen a visitarte quieren ayudar además de ver al nuevo bebé. No tengas miedo de hablar y pedir a esos pares de manos adicionales que entren en acción. Esto ayudará a combatir los sentimientos de agobio.

Entradas relacionadas

Sobre nosotros
pregnant woman video

Seguimos apoyándote a ti y a tu creciente familia incluso después de que nazca tu bebé.

Socialicemos
Puesto popular